Danza de los Viejitos: humor y arte tradicional para el 25 diciembre en Michoacan

¡Cuánta cultura hay por descubrir en Michoacán! Este estado mexicano te espera para que disfrutes de las expresiones artísticas y populares más originales, desde sus bellas artesanias hasta las celebraciones mas bonitas, Michoacán ofrece arte y cultura por doquier. En la Región de Pátzcuaro las creencias y las antiguas prácticas purépechas se convierten en baile. Sí, ¡claro! como la famosa Danza de los Viejitos, esa perfecta combinación entre el típico humor mexicano, los vivos colores de sus tierras y la gracia y calidez característica de su gente.

Si quieres ser partícipe de una cultura viva y disfrutar de una maravillosa interpretación prehispánica no te pierdas la Danza de los Viejitos: humor y arte tradicional para el 25 diciembre en Michoacán. Esta danza suele realizarse en fechas especiales, como en las fiestas religiosas para rendirle honor al Santo Patrono del pueblo. Y por supuesto, en Navidad es infaltable. Antiguamente el pueblo purépecha realizaba esta celebración en honor al Dios del Fuego, Huehuetéotl.

¡Las presentaciones son muy entretenidas! Generalmente son cuatro los bailarines en escena; el número no debe ser casual pues tal como afirma José Luis Huerta: “Cuatro son los componentes de la danza de los viejitos, pues cuatro son las estaciones del año, cuatro son los rumbos del Universo, Norte, Sur, Este y Oeste, (…) cuatro son los elementos que conforman el cosmos tierra, fuego, aire y agua y cuatro son los colores básicos, negro, rojo, amarillo y azul, que combinados uno con otro nos dan toda la gama de colores que existen (…)”. Estos cuatro bailarines se lucen vestidos con un traje campesino típico purépecha y unas máscaras con caras de viejitos pero de gran vitalidad; además de ello llevan puesto un sombrero y largas cabelleras blancas.

Danza de los Viejitos

La presentación comienza cuando la banda de música en vivo regala los primeros acordes, ese es el momento en el que los viejitos comienzan a dar pequeños pasitos emulando un tímido zapateo (al compás, sus sandalias de madera resuenan en el suelo). Luego, cuando la música aumenta el ritmo, el zapateo es más fuerte y nunca falta el famoso tres que realizan entre los cuatro protagonistas. El elemento que incluyen en la coreografía es un bastón, sobre el que se apoyan cuando la música es lenta y del que se agarran para formar el tren cuando los acordes los hacen correr.

Hay distintas versiones acerca del sentido que se le otorga a esta práctica cultural exquisita, una de ellas afirma que el día en el que nació el Dios Niño, todos llegaron hasta aquel portal con ofrendas y regalos; pero, había un grupo de viejitos que no tenía nada más que su danza para dar, así, bailaron frente al Dios Niño y éste los bendijo con un bello rostro de piel tersa y una gran sonrisa.

Danza de los Viejitos

Ven a conocer Michoacan y dejate atrapar por sus maravillosas tradiciones ancestrales. Ingresa en un universo de creencias alucinante y comparte junto con sus habitantes, un poquito, de todo eso que los hace celebrar y ser felices. ¿Vamos?

Agostina Nicoletti

Fuente de imágenes: Flickr / Autor: Christian Ramiro González Verón

Anuncios

One comment

  1. LA DANZA DE LOS VIEJITOS

    “El célebre Tata Vasco, vio bailar viejo tarasco.”

    La Danza de los Viejitos,
    bastones, máscaras, mitos,
    con su traje peculiar,
    lucen, brillan a radiar.

    Que lindos esos atuendos,
    dignos de hombres estupendos,
    son por todos admirados
    los “uarharis” encorvados.

    De Jarácuaro su alma,
    usan sombreros de palma,
    les cuelgan varios listones,
    de Michoacán son pendones.

    Gabanes, rojos colores,
    grecas negras, ¡son señores!,
    es nívea la lana
    que los engalana.

    Muy vistosa esa franela,
    ¡que toquen “Flor de Canela”!
    y luego “La Golondrina”,
    esa pieza es su madrina.

    Camisas de manta blanca,
    calzones de poca zanca,
    sus finos bordados
    están bien labrados.

    Calzado incansable
    de cuero o baqueta,
    la suela admirable
    resuena coqueta.

    Un bastón que no se quiebra,
    la madera tiene un don,
    parece hasta que celebra,
    es muy fino ese bordón.

    Son expertos danzarines
    y ya carecen de muelas,
    bien escuchan los violines,
    contrabajos, las vihuelas.

    Tienen mucha resistencia,
    que bailen “La Competencia”,
    purépecha melodía
    que alegra la luz del día.

    Para éllos, su gran edad,
    es poca, una nimiedad,
    no hay fatiga en el danzar,
    jamás quieren descansar.

    Sus achaques y temblores,
    hablan de sus mil amores,
    en máscara la sonrisa
    porque no les corre prisa.

    Su patrón, el Niño Dios,
    nunca les dará un adiós,
    “t’arhepitis” lo han consentido,
    desde muy recién nacido.

    Benditos están sus pies,
    pocas veces un traspiés,
    ¡que pegue bien el huarache
    contra el piso, que retache!

    Que sacudan la polilla,
    son toda una maravilla,
    es verdad, están longevos,
    ¡pero le echan muchos hue . . .!

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    Morelia, Michoacán, México, abril del 2010.
    Reg. INDAUTOR 03-2010-102913333100-14
    Dedicado a mi ahijado, José Alexis López Gabriel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s